Chistes de Profesores y del Colegio

EL GRAN PROBLEMA DE FÍSICA

Llega un nuevo profesor a la universidad, trajeado y vistoso, a impartir un curso de física fundamental. Desde la tarima propone a sus alumnos el siguiente problema:
– Teniendo en cuenta el volumen que ocupan ustedes (yo no, que para eso soy catedrático), la velocidad del rayo lumínico solar, la aberración del polvo desplazado por la tiza y las vibraciones emitidas por mis cuerdas vocales, calculen la edad que tengo.
Todos los alumnos tiemblan ante el problema, excepto uno que levanta la mano y dice de inmediato: “cuarenta y cuatro”.
El catedrático se sorprende y pregunta:
– ¿y usted, cómo lo sabe?
– Muy fácil. Tengo un hermano que tiene 22 y es medio idiota.

SUMAS DIFÍCILES

– Bueno niños, hoy vamos a tener una prueba diferente. Os voy a escribir un número en la pizarra y vosotros, a través de una canción, tendréis que hacer una suma y darme el resultado escrito en la pizarra. ¿Queda claro? – pregunta la profesora.
– “Sííííííí” – contestan todos.
Jaimito piensa:
– “Se me está poniendo difícil esta situación”.
– A ver Luisito, pase usted.
La maestra escribe el número 16 en la pizarra.
– Tienes 10 segundos para contestar, comienza el tiempo
РSe̱orita, lo tengo: 2 y 2 son 4, 4 y 2 son 6, 6 y 2 son 8 y 8, 16.
– ¡Muy bien! – dice la profesora. Le toca el turno a Jaimito y la profesora con una sonrisota y cara de sobrada piensa: “Ahora sí que te voy a joder”, y le escribe el 23 en la pizarra.
A los 9 segundos Jaimito dice:
– Señorita, ¿puedo rapear?
– ¿Rapear? – pregunta la profesora.
Y los demás niños empiezan:
– ¡Que rapee! ¡Que rapee! ¡Que rapee!
– Bien – dice la profesora.
Y comienza Jaimito su melodía…
– La fuckingprofesora me intenta joder … con una sumatoria que debo resolver. Los dedos de mis manos, los dedos de mis pies, la polla y los cojones… ¡¡¡Suman veintitrés!!!

LA REDUNDANCIA MATEMÁTICA

– Profesor: Si me pone Vd. un ejemplo de redundancia matemática aprueba la asignatura.
– Alumno: Seno de theta.
– Profesor: Muy bien. ¡Sobresaliente!

Más Chistes