Chistes de Cristianos

LOS VASCOS EN NAVIDAD

Dos vascos se encuentran por la calle y uno le dice al otro:
¿De dónde vienes?
De comprar 300 vacas, 200 bueyes, 350 ovejas y 10 toneladas de madera y de paja.
Jo, Patxi, sí que montas pronto el belén este año.

CHISTE DEL CRISTIANO Y EL DOCTOR

– Doctor, doctor, sea sincero por favor. ¿Es grave el desmayo que he tenido?
– Soy San Pedro.

LA HISTORIA DE LAS HERMANAS MATEMÁTICAS Y LÓGICA

Dos monjas salen del convento, para vender galletitas.
Una de ellas es la Hermana Matemáticas y la otra la Hermana Lógica.
Está oscureciendo y ambas están aún muy lejos de su convento.
-Hermana Lógica: “¿Te has dado cuenta que durante la última media hora nos viene siguiendo un hombre?”
-Hermana Matemáticas: “Sí,y me pregunto qué es lo que quiere».
-Hermana Lógica: “Muy lógico. Nos quiere violar”.
-Hermana Matemáticas: “¡Oh no!. Así como están las cosas, nos va a alcanzar a lo más tardar en 15 minutos. ¿Qué podemos hacer?.
-Hermana Lógica: “La única solución lógica para nosotras, es caminar más rápido”.
Ambas monjas aceleran sus pasos
-Hermana Matemáticas: “Esto no nos ayuda para nada”.
-Hermana Lógica: “Claro que no ayuda. El hombre reaccionó de manera lógica. También comenzó a caminar más rápido”.
-Hermana Matemáticas: “¿Entonces, qué podemos hacer?. Como están las cosas, nos habrá alcanzado en un minuto”.
-Hermana Lógica: “La única reacción lógica para nosotras es separarnos. Tú te vas por aquel lado y yo me voy por este. No nos puede perseguir a ambas”.
El hombre decide seguir a la Hermana Lógica.
La Hermana Matemáticas llega al convento y está muy intranquila, puesto que la Hermana Lógica aún no ha llegado.
Finalmente llega también la Hermana Lógica.
-Hermana Matemáticas: “¿Hermana Lógica, ¡Gracias a Dios que has llegado!. Cuéntanos lo que ha sucedido”.
-Hermana Lógica: “La única cosa lógica que podía suceder. El hombre no pudo perseguirnos a las dos, de manera que eligió a una, y se decidió por mi”.
-Hermana Matemáticas: “¿Y qué sucedió? Por favor, cuéntenos”.
-Hermana Lógica: “Sucedió lo lógico. Yo comencé a correr tan rápido como pude”.
-Hermana Matemáticas: “¿Y entonces?”.
-Hermana Lógica: “Sucedió lo lógico. El hombre comenzó también a correr tan rápido como pudo”.
-Hermana Matemáticas: “¿Y?
-Hermana Lógica: “Y sucedió la única cosa lógica posible. ¡Me alcanzó! “.
-Hermana Matemáticas: “¡Oh no! ¿Y qué hiciste entonces?”.
-Hermana Lógica: “La única cosa posible que pude hacer, me levanté el hábito”.
-Hermana Matemáticas: “¡Oh hermana! ¿Y qué hizo el hombre?”.
-Hermana Lógica: “El hombre hizo lo lógico. Se bajó los pantalones”.
-Hermana Matemáticas: “Oh no! ¿Y qué sucedió luego? “.
-Hermana Lógica: “¡Lo lógico hermana!. Una monja que se ha levantado el hábito, puede correr más rápido que un hombre que se ha bajado los pantalones”.
……¿Y tú pensabas que iba a ser otra historia?

UN PASTOR Y UN TAXISTA EN EL CIELO

Mueren un pastor y un taxista, amigos y vecinos, y llegan al cielo. Son llevados a sus eternas moradas, el pastor ve con asombro como al taxista se le instalaba una casa con piscina, pista de tenis y lujos por todos lados. Mientras a él se le daba una casa común y corriente.
-¿Señor pero que es esto? ¡Toda mi vida yo prediqué tu palabra sobre la tierra y mira lo que me haces!
-Cuando tu predicabas yo solo escuchaba gente roncar, pero hubieses visto con qué fervor la gente rezaba cuando conducía este!

LAS SANDALIAS DE LAS MONJAS

¿Por qué las monjas no llevan sandalias?
Porque son más devotas

NOMBRES NO MUY CATÓLICOS

El cura le pregunta a la madre en el bautizo:
¿Qué nombre le va a poner al niño?
-Lunes tormentoso.
-Pero si eso no es un nombre…
-¿Ah, no? ¿Y Plácido domingo sí?

QUE HACER CON LA COLECTA

Estaban 3 padres en la iglesia pensando que podían hacer con la colecta.
Y dice el 1º:
– Hacemos 1 círculo en el suelo, lanzamos el dinero para arriba, lo que caiga en el círculo para dios y lo que caiga fuera pa nosotros.
Como los otros no estaban de acuerdo dijo otro:
– Mejor lo que caiga en el círculo para nosotros y lo que caiga fuera pa dios.
Y el último dijo:
– Tengo una idea mucho mejor, tiramos el dinero pa arriba, lo que coja dios pa el y lo que caiga pa nosotros.

MATEMÁTICAS EN LA ÉPOCA DE JESÚS

Estaba Jesús predicando en el monte Sinaí y dijo a sus discípulos:
y = ax2 + bx + c
¿Y eso qué es? Dijo uno de los discípulos. 
A lo que Jesús respondió:  ¡Una parábola!

EL CAMPESINO Y SU CABALLO

Va pasando un campesino por la iglesia y el cura del pueblo le dice:
-Hijo, pasa a misa.
El campesino le responde:
No puedo padre, ¿quién me cuidará el caballo?
-Dios te lo cuidará, hijo escucha la palabra del señor.

Bueno, dijo el campesino, y entró a la iglesia.
Cuando el padre se disponía a comenzar la misa dice:
¡Dios está con nosotros!
Entonces el campesino se levanta enojado de su asiento y dice:
Entonces, ¡quién …. me está cuidando el caballo!

EL CURA Y EL LEÓN

Un cura misionero es raptado por los caníbales y como opone mucha resistencia le sueltan a su la mascota, un feroz león.
El cura intenta huir del animal, pero se agota y empieza a rezar con mucha fe:
– ¡Señor, haz que este león se vuelva cristiano!
De pronto, el león se para, se arrodilla, junta sus patas y dice:
РSe̱or, bendice los alimentos que vamos a tomar.

LAS MENTIRAS EN LA IGLESIA

Los feligreses en la iglesia y el padre comienza a hablar:
– Hermanos hoy vamos a hablar de las mentiras. ¿cuantos de ustedes recuerdan que dice el capitulo 32 de San Lucas?
– Y todos levantaron las manos.
– Precisamente a eso me refería, el evangelio de San Lucas solo tiene 24 capítulos.

LOS CURAS CASADOS

Dos curas:
– Padre Damián, con todos los últimos cambios de la Santa Iglesia, ¿usted cree que llegaremos a ver a los curas casados?
– Nosotros no, pero nuestros hijos si.

PECADOS ABSURDOS

En el confesionario:
– ¿Qué puedo hacer con mis pecados, señor cura?
– Ora.
– Las cuatro y cuarto, pero ¿Qué puedo hacer con mis pecados?

EL VATICANO

Ring, Ring…
– Hola, ¿el Vaticano?
– Sí, ¿quién habla?
– Soy Batman y le hablo desde mi Vaticoche para ofrecerles un Vatitinte contra las «Vaticanas»

UN CREYENTE DEL CIRCO

Un sacerdote está en el confesionario y acude un penitente. 
– Tú no eres de esta parroquia, ¿verdad? No te había visto antes.
– No, padre, soy un artista del circo que acaba de llegar.
– ¿Y qué haces en el circo?
– Soy saltimbanqui.
– ¿Y eso que es?
– Espere que le hago una demostración.
El hombre se levanta y se pone a dar saltos mortales, volteretas y cabriolas por encima de los bancos de la iglesia.
Dos abuelitas que esperaban a confesarse lo ven y una dice:
– Mejor volvemos cuando venga el otro cura, ¡que este pone penitencias muy difíciles!

UNA HOMILÍA MUY ABURRIDA

La homilía del sacerdote era larga y aburrida y uno de los feligreses se quedó dormido y empezó a roncar.
El sacerdote, enfadado, se dirige a una mujer que estaba a su lado.
– Disculpa, hija, ¿podrías despertar al hombre que tienes a tu lado?
– Ah, no, padre, no me meta usted en sus líos -dijo ella. -Usted le ha dormido, usted le despierta.

EL CURA EN LA COFRADÍA DE PESCADORES

En un pueblo marinero van a botar la barca nueva, en la que los vecinos han deposito muchas esperanzar.
El patrón de la Cofradía de Pescadores avisa al párroco y le pide que baje al puerto, para bendecirla y bautizarla antes de charla al agua.
El sacerdote llega puntual, con el isopo y el agua bendita y pregunta:
-¿Qué nombre le vais a poner, hijo?.
-Pues habiamos pensado, señor cura, en «Que Pesque Dios».
-No, hijo mío, no me parece un buen nombre. Es casi blasfemo. Piensa en otro.
-Pues entonces «Remedios», señor cura.
-Eso está mejor. ¿Es quizá el nombre de alguna pariente tuya?.
-No, es que hemos pensado que ya que no pesca, al menos que reme.

HIPÓCRITAS

Un sacerdote se encuentra en la plaza del pueblo a un joven a cuya familia conoce.
– ¿Cómo es que no vienes nunca por misa?
– Pues la verdad, padre, es que está llena de gente que son unos auténticos hipócritas.
– Bueno, por eso no te preocupes, hijo, ¡siempre hay sitio para uno más!

EL CURA Y EL ALCALDE SE VAN DE PESCA

Un cura y un alcalde eran muy amigos, aunque el alcalde era muy ateo y a veces discutían sobre Dios o los milagros.
Un día se fueron ambos a pescar al lago con un bote de remos. Cuando estaban en mitad del lago, los remos se les cayeron por error y quedaron flotando a varios metros de la barca. 
El cura sacó una medallita que llevaba al cuello, hizo una pequeña oración, la besó… y saliendo de la barca fue caminando sobre el agua, tomó los remos y volvió con ellos a la barca. 
Al llegar a casa la mujer del alcalde le preguntó qué tal fue el día.
– Muy bien, por cierto, ¿te puedes creer que el cura no sabe nadar? -dijo el alcalde.

Más Chistes