Chistes de Locos

El taxista y sus problemas con las ruedas

Un taxista pincha una rueda en frente a un manicomio. El taxista se dispone a cambiar la rueda, con tan mala suerte que las tuercas se le fueron por una alcantarilla de agua. Al darse cuenta no sabe que hacer.
A todo esto hay un loco que estaba observando lo que le sucedía al taxista. Entrando en conversación el loco con el taxista, dicen:
– Señor, ¿qué le pasó?
– Perdí las tuercas en la alcantarilla, y no se como voy a montar la rueda de repuesto.
– Ah, ya entiendo, por qué no saca una tuerca de cada una de las 3 ruedas y se la pone en la de repuesto.
– Pues tiene usted toda la razón. ¡Muchas Gracias! ¿Le puedo hacer una pregunta?
– Si claro.
– ¿Por qué está encerrado en el manicomio? Es usted muy inteligente, al darme la idea de las tuercas.
– Bueno… es que yo estoy encerrado por loco, no por estúpido.